El objetivo que cazó ‘La Isla Mínima’

La película dirigida por el realizador sevillano Alberto Rodríguez triunfa en los Premios Goya 2015 con 10 galardones incluidos a Mejor Película, Dirección, Interpretación Masculina Protagonista o Fotografía.

En dicha película hay un personaje misterioso, furtivo, mágico, atávico… las marismas del Guadalquivir, una tierra inhóspita cuyo ‘descubrimiento’ tiene una deuda con el trabajo del fotoperiodista Atín Aya.

Una tierra furtiva, inhóspita, cuarteada por el agua y el sol y trazada en un puro laberinto de canales y caminos que conducen a la nada. Al fin del mundo, al finis terrae sevillano: las marismas del Guadalquivir. Ese trozo de mapa polifacético y de salvaje semblante que en la película triunfadora de los Premios Goya 2015 es un personaje principal. Un escenario anfibio, un actor oscuro, huidizo y clandestino que aparece en la obra dirigida por Alberto Rodríguez como herencia del trabajo de Atín Aya, el objetivo que cazó La Isla Mínima-

 

Jose-Pineda-Isla-Mayor-Atin_EDIIMA20150203_0888_14

Sobre la década de los 90 del siglo XX en su medianía. La Expo’92 es agua pasada. Quien más y quien menos navega en la resaca de la celebración universal. Pero una parte de la provincia está casi al margen, lejos. Al sur, un rincón marismeño llama al fotoperiodista sevillano Atín Aya. Son las islas del río Guadalquivir: Mayor, Menor y Mínima. Con una cámara a cuestas, el artista adentra su mirada en blanco y negro en ese territorio de un magnetismo difícil de describir. Esperan rostros tan ajados como los propios terruños del trinomio insular.

Lucio-Esparragosilla-grande-Atin-Aya_EDIIMA20150203_0889_14

Esta fotogalería representa una parte del legado, descomunal, de Atín Aya. Imágenes cedidas a eldiario.es Andalucía por la Asociación Atín Aya en una suerte de homenaje de ida y vuelta. De La Isla Mínima a Atín Aya y al revés. Como el reconocimiento de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España, con los premios a Mejor Película y Mejor Dirección a Alberto Rodríguez, Interpretación Masculina Protagonista a Javier Gutiérrez, Actriz Revelación a Nerea Barros, Dirección de Fotografía a Alex Catalán, Mejor Guión Original al realizador sevillano y Rafael Cobos, Dirección Artística a Pepe Domínguez, Música Original a Julio de la Rosa, Montaje a José María García Moyano y Fernando García al Diseño de Vestuario.

«La Isla Mínima comenzó hace unos cuantos años, en una exposición de fotos a la que acudí con Alex Catalán, director de fotografía y buen amigo», cuenta Alberto Rodríguez. Atín Aya, continúa, «se había dedicado a captar los últimos vestigios de una forma de vida que se desarrolló en las marismas del Guadalquivir durante medio siglo». La génesis de la cinta y la deuda con esa herencia en escala de grises.

«Muchas de las fotografías eran retratos de lugareños y desprendían una especie de resignación, desconfianza y dureza que acompañaba a aquellos rostros anclados en el pasado y que con la mecanización del campo quizás no tendrían sitio en un futuro inmediato». El director de La Isla Mínima captó la intención de Atín Aya. Y así plasmó aquellas sensaciones en su película. «La exposición era el reflejo del fin de un tiempo, de una época«, narra.

Fuente: Eldiario.es

Fotografías:  Atín Aya